Gauguin — Un estudioso de la naturaleza – Kuriosis Ir al contenido

Gauguin, un estudioso de la naturaleza

La vida de Paul Gaugin siempre ha estado ligada al mundo exótico y poco convencional. Nacido en 1848 en París, el pintor francés, considerado uno de los exponentes del posimpresionismo, influyó en grandes nombres como Picasso y Matisse.

El interés de Gauguin por lo exótico tiene mucho que ver con su relación familiar. Paul nació en una familia con tradiciones multigeneracionales, ya que su padre era un periodista republicano y su abuela una famosa socialista. 

La familia Gauguin es bien conocida; un joven aburrido de la vida parisina busca un impulso que acelere su corazón. El pensamiento cae sobre países exóticos, tan salvajes y desconocidos para la burguesía, primitivos en su estructura y jerarquía, pero desordenados por el gobierno. El sueño es intenso: el deseo de viajar crece con el adolescente.

 

Mata Mua (Érase una vez) (1892) Lámina de Paul Gauguin

Mata Mua (Érase una vez) de Paul Gauguin

 

A los 17, Gauguin se convierte en un grumete y aprende sobre nuevas tierras, como Dinamarca y Suecia. Los padres no comparten el entusiasmo del joven, lo convencen para que tome una carrera más sólida y, tres años después, se convertirá en agente de un corredor de bolsa. Este trabajo y sus sólidas ganancias le brindan a Paul una especie de estabilidad, pero lo atrapan en la trampa del pragmatismo con los pies en la tierra. En 1873, el artista se casó con una joven danesa, Sophie Gad, y todavía trabajaba como empleado de bolsa y pronto se convirtió en padre. Era rico y le interesaba pintar por diversión.

Hizo sus primeros paisajes en miniatura para matar el aburrimiento, sin saber lo famoso que pronto se convertiría en un artista. A pesar del feliz matrimonio, algo en Gauguin sigue creciendo.

Paisaje en Le Pouldu Lámina de Paul Gauguin

Paisaje en Le Pouldu Lámina de Paul Gauguin


1876 ​​trajo las primeras pinturas más serias, pintadas en la intimidad del hogar. A diferencia de Daumier o Cézanne, el artista nunca tomó ni una sola lección de dibujo. Todo lo que aprendió sobre pintura fue actuar por su cuenta. Esta obstinación y hambre de experiencia le llevó a aceptar uno de los primeros lienzos en el Salón de París. Dos años después, Gauguin se hace amigo de Camille Pissarro, conoce a Cézanne y Guillaumin.


En 1880 participó en una exposición de los impresionistas y presentó varios paisajes con una visible influencia de Pissarro; el mismo proceso continuó durante los siguientes dos años.

En 1883, dejó su trabajo como corredor de bolsa y se dedicó por completo a la pintura. La falta de una fuente constante de ingresos de Gauguin, las peleas matrimoniales y el llanto de los niños frustran tanto a Gauguin que decide irse a Normandía. Allí se desvincula de los problemas, construye un fuerte de pintura a su alrededor y trabaja sin cesar. Después de algunos años de pobreza, decide ir a Bretaña, al principal centro cultural de Pont-Aven.


Las tendencias postimpresionistas y una nueva tendencia más tarde llamada cloisonné fueron emergiendo lentamente. Al mismo tiempo, el artista conoce a Vincent van Gogh.

1887 se convierte en un punto de inflexión para Paul, y algunos de sus sueños se están haciendo realidad poco a poco. A la edad de treinta y nueve años, va a Martinica por primera vez, observa la construcción del Canal de Panamá, absorbe paisajes únicos y admira el poder de la naturaleza. Luego, en sus lienzos, aparece una representación tan característica y audaz de grandes manchas de color.

Lámina La llamada de Paul Gauguin

Lámina La llamada de Paul Gauguin

 

En 1887 se encontró Vincent van Gogh. Los artistas deciden vivir juntos en Arles. Este período turbulento termina trágicamente. El loco van Gogh se corta la oreja y, poco después del incidente, ingresa en un centro psiquiátrico.

Regresar a Bretaña en 1888 trajo algo de paz a la vida de Gauguin, la Escuela Pont-Aven ganó respeto y Gauguin pintó una de sus pinturas más famosas: Autorretrato con Cristo amarillo. El arte de Paul se vuelve cada vez más coherente, lleno de colores vivos, que recuerdan a los dibujos rupestres prehistóricos, sin luces, sombras ni perspectivas obligatorias, libre de restricciones urbanas, sujeto únicamente a las leyes de la naturaleza.

En 1891 visitó Tahití por primera vez, un país mágico lleno de color y encanto. Pinta con ardiente entusiasmo durante este tiempo, nutriéndose de cada pedacito de la isla. Los problemas financieros se hacen sentir muy rápidamente y obligan a Gauguin a abandonar el país.

En París, las pinturas exóticas despiertan un gran interés, pero la mayoría de las opiniones son burlonas y poco halagadoras.

¡Qué! ¿Estás celoso de Paul Gauguin Lámina artística

¡Qué! ¿Eres celoso de Paul Gauguin Fine Art Print

 

Después de cinco años, Gauguin regresa a Tahití. En su pintura, el característico tono amarillo se vuelve más intenso y los contornos se vuelven más negros y firmes.

En 1896 conoció a Pahura, una tahitiana de catorce años que pronto se convertiría en la musa del artista y en la madre de su hijo. Paul, un hombre de cuarenta y ocho años en ese momento, no vio nada malo en tener una adolescente como esposa. Fue ella quien posó para el famoso cuadro Nevermore, lleno de melancolía y tensión.

Este escape de los estándares europeos de belleza y normas, la ostentación burguesa y el estilo francés desencadenaron los instintos más salvajes en Gauguin. Cada nuevo lienzo contenía la pura verdad que brota del corazón de la isla, las emociones más sinceras y mucha felicidad.

Paul abandonó la idea de su matrimonio anterior, ser corredor de bolsa y problemas financieros. Comenzó a hundirse en este dichoso descuido, dio un vuelco a su vida y cumplió su sueño juvenil. El comportamiento promiscuo y controvertido de Gauguin no agradó a las autoridades coloniales, que consideraban a Paul un representante de la figura de un burgués blanco que, al fin y al cabo, ocupaba la cúspide de la pirámide jerárquica de la isla. Silenciado por esta situación, el artista se traslada a la isla de Hiva-Oa, donde pasará los últimos años de su vida.

Haere Pape de Paul Gauguin Lámina artística

Haere Pape de Paul Gauguin Lámina artística

Las enfermedades del corazón, muchos años de lucha contra la sífilis y la vejez no le impiden pintar. La falta de restricciones académicas animó a los creadores a construir sus estilos, llenos de valentía y honestidad. No manchados por una idea ajena pero tallados con su propia experiencia. Gauguin, como Cézanne, se ha convertido en un campeón para las generaciones futuras, un verdadero icono seguido por cientos de jóvenes artistas.

Probó la vida en lujos bárbaros, donde se sintió como pez en el agua. La isla le proporcionó dosis inagotables de energía, que dieron como resultado las pinturas más famosas de finales del siglo XIX. La nación tahitiana fue su mayor inspiración, cuya imagen fijó para siempre.

Explora toda la colección Gauguin

para transporte

Tu carrito está vacío.

Empieza a comprar

Ver